LA MISTERIOSA CUEVA DEL CHIVATO

26.08.2014 19:40
 

LA MISTERIOSA CUEVA DEL CHIVATO

 
 
 
En valparaíso, en los terrenos que hoy ocupa el edificio del diario “el mercurio”, desde 1899, existía una cueva excavada en la roca de singular origen. algunos vecinos aseguraban que su existencia se debía a cateos mineros realizados en tiempos coloniales; otros pensaban que su origen se debía a causas naturales, posiblemente producto de la continua acción del mar; pero los más creían que su nacimiento obedecía a los invencibles poderes del demonio.
 
 
La caverna estaba situada muy cerca de unas peligrosas rompientes en donde el mar azotaba con furia. se comentaba que allí en ese misterioso lugar, el diablo, transformado en un chivo maligno, se acercaba al océano en busca de sirenas que, de tiempo en tiempo, venían hasta los roqueríos a peinar sus húmedas cabelleras.
 
La cueva del chivato, como se la denominó desde el siglo xvii, tomó posesión en la fértil imaginación del pueblo y se fue transformando en un bullente aquelarre de brujos, con poderes sobrenaturales y pleno de extraños y desgraciados acontecimientos.
 
Muy pronto la cueva del chivato tomó dimensiones fabulosas y eran muy pocas las personas que se aventuraban de noche a pasar por su fatídico boquerón.
 
Ubicada en un rocoso promontorio en el faldeo del cerro concepción, la cueva quedaba junto al obligado camino que debían seguir quienes transitaban entre el puerto y el almendral o viceversa.
 
La población porteña aseguraba que, de noche, se aparecía el maligno transformado en un enorme chivo dueño de tan potente mirada, que podía hipnotizar y petrificar a sus víctimas impidiéndoles cualquier intento de fuga.
 
Los que lograban huir, lo hacían tan desesperadamente que morían destrozados entre las abruptas rompientes o escapaban abandonando tras sí todas las pertenencias que portaban.
 
Al camino que pasaba por la cueva del chivato se le bautizó posteriormente con el nombre de “calle del cabo”, sendero que terminaba en la quebrada de elias, actual plaza anibal pinto.
 
Entre los siglos xvii y xviii, sólo un reducido número de humildes casas, se levantó en el sector que era el paso obligado de jinetes, carretas, calesas y coches. todos preferían hacer la jornada diurna, porque la nocturna arriesgaba a infortunados encuentros con el “maligno”. tanto fue el terror que creó esta leyenda, que en 1814, la policía optó por crear un farolito sobre una estaca para brindar algo de visibilidad al rocoso promontorio.
 
Casi a fines del siglo xviii, don joaquín de villaurrutia, prestigioso comerciante vasco adquirió todos los terrenos y casas ubicadas en la calle del cabo, incluyendo la misteriosa cueva del chivato. de inmediato, se procedió a dinamitar el peñón donde estaba situada la caverna para construir los edificios que servirían de bodegas para sus transacciones comerciales. cuando la fortuna comenzó a sonreírle, también la desgracia comenzó a ensañarse con él. innumerables problemas políticos, monopólicos y hasta guerreros comenzaron a preocuparlo.
 
Villaurrutia, logró ser dueño de una fragata con la que deseaba mantener el régimen colonial, pero muy pronto cayó en poder de los patriotas durante gloriosos acontecimientos producidos en 1821. aún así la mala suerte siguió a la nave la que fue destruida durante un violento temporal que la estrelló en los roqueríos que existían frente a la cueva del chivato en 1839.
 
Corría el año 1833, cuando don josé waddington compró una gran parte del cerro concepción, incluyendo los terrenos de la cueva del chivato y otros en la calle del cabo, hoy calle esmeralda. el comerciante inglés ordenó nuevas demoliciones del fatídico promontorio haciendo desaparecer definitivamente la legendaria cueva.
 
Según la tradición, los maleficios del antro maldito alcanzaron también la riqueza de waddington, muerto en 1876, a los 84 años.
 
Se cuenta que en 1830, un grupo de marineros ingleses ingresaron a la cueva del chivato, expulsando de ella a un grupo de vagos y delincuentes de la peor calaña, que habían ubicado allí su centro de operaciones, ellos eran y no otros, los autores de todos los delitos atribuidos al “maléfico” chivo.
 
El 19 de julio de 1978, un grupo de autoridades encabezadas por el intendente y alcalde de la ciudad, procedieron a descubrir una placa recordatoria en el lugar donde existiera la cueva del chivato.