Mitos y Leyendas del Norte de Chile

 
Las leyendas y mitos del Norte Grande de Chile se caracterizan por presentar generalmente personajes y leyendas relacionadas básicamente con el desierto, la religiosidad y la actividad de la minería. Ejemplo de estos mitos son el Alicanto, la Lola, el Yastay, los Achaches, el Umpillay y el Quilpaná, además de leyendas como Juan Soldado, el tesoro de Guayacán, los Payachatas, La Tirana y la virgen de Andacollo. Los mitos de la zona norte tienen una profunda influencia inca y de los pueblos preincaicos de la zona, aunque han adoptado una característica propia al tener una arraigada base colonial española.

 

Mitos y Leyendas del Norte de Chile

Los Achaches, Mitos y Leyendas del Desierto de Chile, Mitos y Leyendas del Norte de Chile

12.08.2014 16:32

 

Los “Achaches” 

 
 
 
 
El “Achache” una de las figuras de la antigua tradición oral del pueblo de Taira
 
 
Formaban parte de la guardia personal del Inca. 
 
Eran seres enormes, que vivían cientos de años y que gustaban de comer niños. De alguna forma, varios de ellos quedaron dispersos por el territorio del antiguo imperio, incluyendo las quebradas cercanas a Taira. 
 
El párrafo anterior es una historia repetida, con distintos matices y detalles, por muchas bocas antiguas de la localidad de Taira, pequeño poblado ubicado al noroeste de Calama, donde viven no más de cinco familias dedicadas al pastoreo y la agricultura. 
 
Los ancianos del lugar, como don Nicolás Aymani y don Juan Galleguillos, relatan que una madre sufrió la crueldad de este ser, quien preparó una sopa con sus niños. Ella misma pudo correr la misma suerte de sus criaturas, de no ser por su astuto perro que la ayudó a escapar, distrayendo, a la vez, al malvado “achache”. 
 
Finalmente, la maldad de este ser es castigada por la gente del pueblo, quienes se reúnen para dar muerte al maléfico personaje a las afuera de su cueva. 
 
La muerte, o algo parecido, le llega al “achache” cuando le prenden fuego a su guarida.
 
Cuando las llamas alcanzan el malvado ex guardia del Inca, todos escuchan un gran estruendo. El “achache” revienta y se convierte en buitre. 
 
--------------------------------------------------------------
 
 

Yastay o Llastay,  también conocido como Coquena

 
Es un ser mitológico benigno quechua y calchaquí, presente en el norte de Chile, en particular de la Región de Atacama y en el norte de Argentina, en especial en las Provincias de Jujuy, Salta, y Tucumán. 
 
Es el protector de los animales de los cerros en particular de las vicuñas y guanacos. Premia a los buenos pastores con piezas de plata u oro y castiga a los cazadores inescrupulosos en especial a los que cazan con armas de fuego. Sus descripciones varían pero generalmente se lo representa como un ser de baja estatura que viste gorro con orejeras (chujllo), poncho, sandalias y collar de víboras. Algunos refieren que tiene tez blanca, otros, que tiene cara de colla.
 
Como protector de las vicuñas a él se le debe pedir permiso y dejar ofrendas antes de cazarlas.
 
En las comunidad indígena diaguita de la Región de Atacama en Chile, el Yastay es considerado el Rey de los guanacos, quien gobierna sobre los Relinchos (macho alfa de una manada de guanacos), vicuñas y otros animales que habitan en la cordillera de los Andes. Es un ser protector de la naturaleza. El Yastay es un ser sobrenatural capaz de correr más rápido que otros animales, esta capacidad le permite eludir las balas de los cazadores. Puede presentarse frente a los hombres como un guanaco de gran tamaño, como un guanaco blanco, o un guanaco de fuego. Este ser tiene la capacidad de transformarse en un hombre cuyo rostro es grotesco con ojos de puma con una voz poderosa. El Yastay en forma humana puede ser advertido porque al caminar sus huellas en la tierra son de guanaco. Este ser tiene también la capacidad de convertirse en viento para desaparecer.
 
El Yastay puede ser benevolente con los humanos, permitiendoles cazar guanacos machos que se han sido apartados de la manada. esto ocurre sólo en situaciones extremas como hambrunas o aislamiento por la nieve. De acuerdo a las comunidades diaguitas del Valle de Huasco, el Yastay no permite la caza de chulengos (crias de guanacos) o hembras, quien lo hace puede sufrir grandes castigos.
 
Raras veces suele aparecer con un aspecto antropomórfico siendo más habitual que se presente en forma de vicuña. Suele asistir en sueños a la gente que pasa hambre dándole la ubicación de las manadas sin crías para que pueda el hambriento ir a cazar. Se dice, además, que seria también guardián del tesoro incaico. Equivocadamente, con posterioridad sería también descrito como un duende en la cultura popular.
 

 

Elementos: 5 - 5 de 6
<< 2 | 3 | 4 | 5 | 6 >>